OMS clasifica como “preocupante” nueva variante del COVID-19; la llama Ómicron

0
113
OMS clasifica como “preocupante” nueva variante del COVID-19; la llama Ómicron

Redacción / Uno TV

La nueva variante B.1.1.529 del COVID-19, detectada por primera vez en África austral, fue clasificada el viernes como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y llevará el nombre Ómicron.

“La variante B.1.1.529 fue notificada por primera vez a la OMS por Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021 (…). Esta variante tiene un gran número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes”, dijo el grupo de expertos encargado por la OMS de seguir la evolución del COVID-19.

La variante B.1.1.529 tiene un número “extremadamente elevado” de mutaciones, dijeron expertos este jueves.

Lo que se sabe de la nueva variante del COVID-19: B.1.1.529

Esta nueva variante de COVID-19, potencialmente más contagiosa y con múltiples mutaciones, fue detectada en Sudáfrica, según informaron científicos este jueves.

El número de infecciones diarias en este país se ha multiplicado por 10 desde comienzos de mes.

La variante B.1.1.529 tiene un número “extremadamente elevado” de mutaciones y “podemos ver que tiene un potencial muy alto de propagación”, declaró el virólogo Tulio de Oliveira durante una rueda de prensa en línea del ministerio de Sanidad.

Su equipo del instituto de investigación KRISP, que pertenece a la Universidad de Kwazulu-Natal, descubrió el año pasado la variante Beta, muy contagiosa también.

Tres el anuncio, varios países europeos decidieran cerrar sus puertas a los viajeros procedentes de varios estados del sur de África, pese al rechazo de OMS y horas antes de detectarse el primer caso en Bélgica.

El primer país en blindarse fue Reino Unido, que anunció el jueves que prohibirá la entrada de personas procedentes de seis países africanos: Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Zimbabue, Botsuana y Esuatini (o Suazilandia) a partir del viernes.

España, Francia, Alemania, Italia y República Checa tomaron la misma decisión. Posteriormente, la Unión Europea (UE) aprobó que sus estados miembros “detengan los viajes aéreos” con Sudáfrica.

Sudáfrica registró, hasta ahora, 22 casos de Ómicron, según el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles. También se registraron casos en el vecino Botsuana, en Hong Kong y en Israel.