Nuevo volcán se forma tras la mayor erupción submarina de la historia en el océano Índico

0
88
Nuevo volcán se forma tras la mayor erupción submarina de la historia en el océano Índico

Redacción / Milenio

Una serie de terremotos que iniciaron en mayo de 2018 hicieron que se formara un nuevo volcán submarino ubicado frente a la isla de Mayotte, en el océano Índico, según un equipo de investigadores, quienes sostienen que la estructura alcanza los 820 metros sobre el lecho marino, donde antes no existía nada.

La investigación fue publicada en la revista Nature Geoscience, y en ella se detalla que además de los sismos que propiciaron la formación del volcán, hubo también un estruendo de baja frecuencia que recorrió todo el mundo durante unos 20 minutos.

Esta erupción submarina activa es considerada por los especialistas como la más grande jamás registrada. Los primeros sismos ocurrieron el 10 mayo de ese año y tras cinco días se registró un movimiento telúrico de magnitud 5.8 en Mayotte.

La isla es un territorio francés que se sitúa en el archipiélago de las Camoras, entre África Oriental y Madagascar. Fue el 11 de noviembre que el estruendo de baja frecuencia, el cual es imperceptible para los humanos, pasó por todo el planeta generando que los sensores registraran el movimiento a 18 kilómetros.

Un especialista en terremotos logró ver la señal emitida por los sismogramas en tiempo real del Servicio Geológico de Estados Unidos, según reporta el diario español ABC.

Según el medio español, la serie de registros sísmicos hicieron que se coordinara un trabajo de análisis, nombrado MAYOBS1, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia. El equipo, dirigido por la geofísica Nathalie Feuillet, de la Universidad de París, llegó al territorio y sorprendiéndose al ver que en el lugar donde antes no había nada, ahora estaba el volcán submarino, el cual se estima que necesitó de unos 5 kilómetros cúbicos de lava para su formación.

En febrero de 2019 llevaron un sonar para registrar los 8 mil 600 kilómetros cuadrados en el mar, donde se colocó una serie de sismómetros a una profundidad que fue de 3.5 kilómetros.

Entre el 25 de febrero y el 6 de mayo de 2019, el complejo sistema de detección reportó unos 17 mil sismos, los cuales tuvieron entre 20 y 50 kilómetros de profundidad por debajo del fondo del océano.

Toda esta situación fue extremadamente inusual para los expertos, quienes sostienen que esos movimientos no son muy profundos. Además, detallaron otros 84 sismos con frecuencias muy bajas.

“Los terremotos han sido mucho más profundos de lo habitual en un contexto volcánico y ocurren por debajo del límite entre la corteza y el manto. Señalan la existencia de depósitos y sistemas de drenaje muy profundos repartidos por toda la litosfera, que nunca antes se habían observado claramente en vulcanología”, sostienen los expertos.

La nueva estructura terrestre se ubica al final de una grieta volcánica, conocida también como grieta de Mayotte, la cual llega al oeste de la isla de Mayotte en una distancia de unos 50 kilómetros

Sus componentes principales son cúpulas volcánicas y coladas de lava muy bien conservadas, las cuales, según los expertos, se habrían formado durante el período Cuaternario, un proceso geológico que se extiende hace 2.5 millones de años hasta la actualidad.