La pandemia es “un desastre que pudo evitarse”, concluye panel de expertos

0
210
La pandemia es “un desastre que pudo evitarse”, concluye panel de expertos

Redacción / Proceso

La pandemia es un desastre que pudo evitarse concluye un informe exhaustivo y comprehensivo del Panel Independiente de Preparación y Respuesta a la Pandemia (IPPP en inglés) el cual señala que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró tarde la emergencia internacional por el virus covid-19 a lo que se sumó la falta de preparación del sistema internacional y los sistemas de salud nacionales, falta de liderazgo de jefes de estado, falta de confianza en autoridades y cadenas de errores que tienen sumido al mundo en la peor crisis después de la Segunda Guerra Mundial.

El informe dado a conocer en Ginebra destaca que “el sistema actual —tanto a nivel nacional como internacional— no era adecuado para proteger a las personas frente al covid-19.”

Remarca que, el tiempo transcurrido desde la notificación de un conglomerado de casos de neumonía de origen desconocido a mediados de diciembre en China, hasta la declaración de una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional por la OMS “fue demasiado largo”.

La OMS debió declarar la emergencia el 22 de enero 2020, una semana antes de lo que fue anunciada, afirmó Ellen Johnson Sirleaf, expresidenta de Liberia durante la presentación del informe.

Además, “febrero de 2020 fue un mes perdido en el que muchos más países podrían haber tomado medidas para contener la propagación del SARS-CoV-2 y prevenir la catástrofe sanitaria, social y económica mundial que todavía persiste”, sostiene.

“El Panel considera que el sistema actual es claramente inadecuado para evitar que otro patógeno nuevo y altamente infeccioso, que podría surgir en cualquier momento, provoque una pandemia”, advierte.

El informe subraya que la OMS debe ser reforzada para futuras pandemias y debe contar con “acceso garantizado” a los países que presentan un brote, señala el informe, pero no menciona a China por las trabas que presentó para que expertos de la OMS llevaran a cabo sus investigaciones.

Sin embargo, en una detallada tabla de tiempos que incluye el informe se puede observar cómo la ciudad china de Wuhan, origen del virus, se tardó en alertar a la OMS y al mundo sobre el nuevo virus.

La ex presidenta de Liberia afirmó que la pandemia “es un desastre que pudo evitarse” y que hubo errores en todos los niveles, por lo que “no hay un individuo ni una nación responsable, señalar no ayuda a nadie, será mejor enfocarnos en terminar esta pandemia y evitar las futuras”.

Recomendaciones para evitar futuras pandemias

En este contexto el panel presidido por Helen Clark, exprimera Ministra de Nueva Zelandia, y Ellen Johnson Sirleaf, expresidenta de Liberia, del cual es miembro el expresidente Ernesto Zedillo, extendió una serie de recomendaciones para terminar con la pandemia y evitar que vuelva a vivirse otra similar con consecuencias devastadoras.

Entre las recomendaciones destacan las siguientes:

Los países de altos ingresos con una reserva de vacunas suficiente para una cobertura adecuada deberían comprometerse, a la vez que amplían su cobertura, a proporcionar a los 92 países de ingresos bajos y medios participantes en el compromiso anticipado de mercado de COVAX, con al menos mil millones de dosis de vacunas de aquí a septiembre de 2021, urge.

El Panel llama a los principales países productores de vacunas y los fabricantes a reunirse bajo los auspicios conjuntos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), para acordar la concesión voluntaria de licencias y la transferencia de tecnología.

Si no se toman medidas al respecto en un plazo de tres meses, debería entrar en vigencia inmediatamente una exención de los derechos de propiedad intelectual en virtud del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio, conocido como TRIPS, aconseja.

Consideran que el G7 debería comprometerse inmediatamente a proporcionar el 60% de los 19 mil millones de dólares que el Acelerador del acceso a las herramientas contra el covid-19 (Acelerador ACT) necesita en 2021 para vacunas, pruebas diagnósticas y tratamientos para el fortalecimiento de los sistemas de salud, y debería adoptarse una fórmula de reparto de la carga para financiar estos bienes públicos mundiales de forma continua.

Todos los países deberían aplicar las medidas de salud pública de probada eficacia a la escala necesaria para frenar la pandemia. Para ello, es crucial el liderazgo de los Jefes de Estado y de Gobierno, urgen los expertos.

El mundo también tiene que prepararse urgentemente para evitar que un futuro brote se convierta en una pandemia. A tal fin, el Panel Independiente hace un llamado a los Jefes de Estado y de Gobierno para que se comprometan a liderar los esfuerzos de transformación del sistema actual.

En este sentido el Panel pide una serie de reformas audaces y con visión de futuro, incluyendo: Establecer un Consejo Mundial sobre Amenazas para la Salud que mantenga el compromiso político con la preparación y la respuesta frente a pandemias y que haga responsables a los actores, en particular mediante el reconocimiento y el examen entre pares.

“Los países también deberían adoptar una convención marco sobre pandemias en los próximos seis meses”, sugiere el informe.

Instan a establecer un nuevo sistema mundial de vigilancia basado en total transparencia: “Este sistema proporcionaría a la OMS la autoridad para publicar información sobre brotes potencialmente pandémicos de forma inmediata sin necesidad de aprobación y para enviar expertos a investigar a la mayor brevedad posible cuando sea necesario”.

Argumenta la necesidad de invertir ahora en la preparación nacional, ya que será demasiado tarde cuando llegue la próxima crisis. “Todos los gobiernos deberían revisar sus planes de preparación y asignar los fondos y el personal necesarios para prepararse frente a otra crisis sanitaria”, insta el IPPP.

Piden transformar el actual Acelerador ACT en una plataforma verdaderamente mundial destinada a proporcionar bienes públicos mundiales, como vacunas, pruebas diagnósticas, tratamientos y suministros que puedan ser distribuidos rápida y equitativamente en todo el mundo, de modo que se pase de un modelo de mercado a otro destinado a suministrar bienes públicos globales.

Otro punto que destacan es la urgencia de focalizar y reforzar la autoridad y la financiación de la OMS, en particular desarrollando un nuevo modelo de financiación para acabar con los fondos asignados a fines específicos y aumentar las contribuciones de los Estados Miembros.

Llaman a crear un mecanismo internacional de financiación frente a pandemias, que tendría la capacidad de movilizar contribuciones a largo plazo (10-15 años) de entre cinco mil y 10 mil millones de dólares al año para financiar la capacidad de respuesta continua.

“También debería estar preparado para desembolsar entre 50 mil y 100 mil millones a corto plazo adelantando los compromisos futuros en caso de declaración de pandemia. El Consejo Mundial sobre Amenazas para la Salud asignaría y supervisaría la financiación a las instituciones que tengan la capacidad de apoyar el desarrollo de las capacidades de preparación y respuesta”, aconseja el Panel.

“Los Jefes de Estado y de Gobierno deberían adoptar en una cumbre mundial una declaración política bajo los auspicios de la Asamblea General de las Naciones Unidas para comprometerse con estas reformas transformadoras”, exhorta el Panel.

En el informe del Panel Independiente también figuran recomendaciones para los países, entre ellas “que los Jefes de Estado y de Gobierno nombren a coordinadores nacionales para las pandemias, que rindan cuentas ante ellos y que tengan el mandato de impulsar la coordinación de todo el gobierno para la preparación y respuesta frente a pandemias”.

El IPPP fue establecido por el Director General de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus en respuesta a una resolución de la Asamblea de la Salud en la que se pedía una revisión independiente, imparcial y exhaustiva de las experiencias adquiridas y las enseñanzas extraídas de la pandemia actual.

En la presentación del informe y sus conclusiones, la copresidenta del Panel y ex-Presidenta Ellen Johnson Sirleaf subrayó la necesidad de una reforma audaz:

“Nuestro mensaje es simple y claro: el sistema actual falló en protegernos de la pandemia del COVID-19. Y si no actuamos para cambiarlo ahora, no nos protegerá de la próxima amenaza pandémica, que podría ocurrir en cualquier momento”.