Semar apoya a niños para evitar daños emocionales en Tabasco

0
100
Semar apoya a niños para evitar daños emocionales en Tabasco

Redacción / Excelsior

Los fenómenos meteorológicos que golpearon diversas comunidades del estado de Tabasco han dejado diversas pérdidas materiales y un daño severo en la salud emocional de la población infantil, considerada el sector más vulnerable y olvidado por las autoridades.

Para evitar estrés y daños emocionales en los menores de edad en las comunidades afectadas de Tabasco, la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) dentro del Plan Marina, envió cuatro brigadas de puericultoras procedentes de distintos mandos para brindarles atención de calidad e integral en la medida de las posibilidades, con el objetivo de estabilizar su salud emocional, causada por la situación que viven.

Del 8 de noviembre al 3 de diciembre, se han realizado 2 mil 107 actividades lúdicas como cantos, carreras y juegos guiados, logrando con ello contribuir a la reducción de los niveles de estrés y generar vínculos afectivos, sociales y emocionales entre ellos.

Estás brigadas están integradas por las Cabo Servicio de Docencia Naval (SDN) Puericultora, Jennifer Rodríguez Hernández, Leidy del Rosario Canul Verdín, Laura Karina Benito Zaleta, Olga Lidia Jaimes Negrón, Teresa del Carmen Góngora Segovia, Dali Jiménez González y la Marinero Servicio de Docencia Naval (SDN) Puericultora, Yessica Sosa Álvarez que se encuentran ayudando a la niñez de las comunidades de Centla, Vicente Guerrero, Simón Sarlat en Tabasco, quienes atienden un promedio de 97 niñas y niños al día.

De acuerdo con la Cabo de Servicio de Docencia Naval (SDN) Puericultora, Jennifer Rodríguez Hernández, procedente del Centro de Desarrollo Infantil de Champotón, Campeche, el mirar la situación en la que viven los menores en este momento le ocasiona tristeza, por lo que sabe que su función es hacerlos sonreír para que olviden un momento su desgracia.

“Es mucha tristeza saber de la situación en la que están, todo lo que están sufriendo que han perdido sus casas, pero también me da mucha alegría, el saber que les ayudamos a que estén bien a que estén felices a que tengan unos momentos de diversión y se olviden de todo lo que están pasando”.

Rodríguez Hernández, atiende a un grupo de 20 menores en un horario de 11 a 15:00 horas, donde pone su empeño en las actividades físicas, canto, juegos, dibujo, entre otras labores lúdicas que permiten que los niños despejen su mente y tengan tiempo de calidad.

Para la joven naval, estar lejos de su familia y contemplar la desgracia que dejan los fenómenos meteorológicos, la hacen redoblar esfuerzo para poder arrancarles sonrisas a los menores de edad, es parte de las enseñanzas y consejos que le da su familia.

“Mi familia está muy orgullosa, está muy contenta, me apoya en todo momento y solo recibo buenos consejos de ellos que apoye a la gente y que ayude mucho a los niños, ver cómo los niños a pesar de que han perdido todo de que están en situaciones muy complicadas, siempre tienen una sonrisa y buscan alegrarnos el día”.

La mezcla de amor y profesionalismo de las Puericultoras, se refleja en las zonas consideradas de alta marginación o de devastación, como las que se tienen actualmente en Tabasco, cómo lo refirió la Cabo de Servicio de Docencia Naval (SDN) Puericultora, Laura Karina Benito Zaleta

“Me siento triste y frustrada porque son muchos niños que necesitan atención y somos pocos para atenderlos o para lograr atenderlos a todos, yo siento que los estoy apoyando, causando un poco de risas, alegrías y distracción”.

Benito Zaleta, es una de las siete Puericultoras que envió la Semar a las tres comunidades más devastadas por los fenómenos meteorológicos de semanas pasadas, aun con las casas inundadas y el dolor de la población de perder su patrimonio, ellas al partir también perderán un poco de su corazón.

“Lo más difícil de esta labor, es cómo maestra, es despedirnos de los niños ya que, aunque es poco el tiempo que estamos con ellos, ellos y nosotras logramos encariñarnos con las actividades que realizamos en el día”.

Este grupo de mujeres navales, han realizado 2 mil 107 actividades lúdicas que tiene la finalidad de evitar daños emocionales en la población infantil que se encuentra en medio de la pérdida del patrimonio de sus familias.