‘Se privilegió el mal menor’, coinciden ambientalistas

0
105
‘Se privilegió el mal menor’, coinciden ambientalistas

Redacción/Tabasco Hoy

La decisión del Presiden­te (AMLO) de desviar las aguas de la presa Peñitas con la compuerta El Macayo pa­ra evitar una inundación mayor en Villahermosa, era inevitable, pues se tenía que privilegiar el mal menor, coincidieron ambien­talistas y dirigentes de partido.

A decir del representante de la asociación ecológica Santo To­más, Hugo Ireta Guzmán, las op­ciones para evitar una catástrofe eran limitadas, por lo que el go­bierno federal tenía que optar por la opción que afectara a me­nos población.

“No es que haya sido una de­cisión correcta o equivocada, es que no había de otra, o se desvia­ba el agua hacia las zonas bajas en Nacajuca, Jalpa y Cunduacán, o se inundaba Villahermosa y con ello a más de 700 mil habitantes y miles de comercios”, indicó.

De su lado, el dirigente esta­tal de Morena, Pedro Hernández, señaló que cualquiera que hu­biera sido la decisión del gobier­no federal, sería criticada por la oposición, pues hay un golpeteo sistemático.

En contra parte, el dirigen­te estatal del PAN, Pedro Gabriel Hidalgo Cáceres, señaló más que juzgar la acción tomada, esta­ba de acuerdo con la opinión de expertos como José Luis Luege Tamargo, quien advirtió de una actuación tardía de las autorida­des en el mantenimiento de las obras de protección.