¿Qué pasa si Trump impugna el resultado de las elecciones?

0
5096
¿Qué pasa si Trump impugna el resultado de las elecciones?

Redacción / Excelsior

Las elecciones en Estados Unidos están muy reñidas y luego de 24 horas no se tiene claro al ganador entre Donald Trump y Joe Biden.

Desde las primeras horas de este miércoles el republicano y actual presidente informó una serie de recursos legales, con el objetivo de evitar el conteo de votos en varios estados.

Donald Trump asegura que en estados como Pensilvania o Wisconsin existen fallas y omisiones por lo que debe suspenderse los conteos.

¿Qué pasa si Trump impugna la elección?

Pascal Beltrán del Río entrevistó a, Eduardo Rosales, internacionalista, se refirió a los posibles resultados de la elección presidencial de Estados Unidos.

En entrevista para la Primera Emisión de Imagen Radio Multicast, Rosales se dijo preocupado por lo que pueda pasar el ‘día después’ de las elecciones presidenciales.

Y es que los resultados definitivos tardarán varios días en ser entregados por la gran cantidad de participantes, este tiempo será fundamental para Trump en caso de perder y querer impugnar el proceso.

Lentitud del conteo, aliado de Trump

El especialista señaló que a él le preocupa “el día después”. Dijo que “una vez que cierren las casillas estoy casi seguro que no va a haber resultados ya definitivos de esta elección, eso hay que tenerlo muy claro”, indicó.

Explicó que no tener el cómputo de votos total se deberá, entre otras cosas a que “hoy como nunca antes, el electorado estadounidense se ha volcado a las urnas, aunque es un decir, porque también hay voto anticipado, voto por correo y el voto presencial, entonces va a ser una cantidad espectacular de votos y es muy difícil que puedan contabilizar todos” rápidamente.

Ante esta situación indicó que el resultado final se conocerá hasta dentro de tres o cuatro días, y esto es el problema, “porque entre más se prolongue el resultado entonces se le dá más posibilidad al señor Trump de impugnar y decir ¡fraude electoral!”.

El doctor Rosales precisó que a pesar de que todas las encuestas y modelos de predicción dan el triunfo presidencial al candidato demócrata, Joe Biden, hay que esperar los resultados finales, al recordar que el sistema electoral de Estados Unidos es muy diferente al mexicano.

Insistió que “hay que tomar en consideración que Estados Unidos es un sistema de voto indirecto, en donde hay estados a los que se les llama columpio, péndulo o bisagra. En realidad van a ser el 10 o el 15 por ciento de los estados de la Unión Americana los que en realidad van a decidir quién será el próximo presidente de Estados Unidos”, señaló.

Abundó que también “hay que tomar en consideración, la posibilidad de que Trump ponga en práctica su famoso Plan ‘B’, y que cuestione las elecciones”. Mencionó que al no tener resultados definitivos a partir del 4 de noviembre, va a existir “una terrible incertidumbre a nivel Estados Unidos y a nivel mundial”, comentó.

Enfatizó que “aquí lo preocupante es si el señor Trump va a reconocer o no reconocer (los resultados electorales). Quizá eso esté en función de qué tan holgado obtenga el triunfo, si ese es el caso, Joe Biden”, apuntó.

Cómo se impugna una elección en EU

Remitiéndonos a las leyes estadunidenses encontramos que desde 1887 existe una Ley sobre el Escrutinio Electoral, mejor conocida como Electoral Count Act, misma que habla sobre el procedimiento para el conteo y validación de las votaciones que se realicen.

Es muy extraño que alguno de los dos candidatos realice una impugnación, por lo general se acepta una derrota la noche misma de la elección y se cierran filas para el ganador.

Sin embargo, en caso de un proceso de impugnación por el perdedor de las elecciones el órgano encargado de emitir una decisión es la Suprema Corte de Justicia, en este lugar el candidato perdedor debe exponer las pruebas y justificar la razón por la que se debe anular la elección.

Solamente se tiene registro de una impugnación en la historia reciente de los Estados Unidos.

Era el año 2000 y competía el republicano George W. Bush contra el demócrata Al Gore.

Ese mismo martes electoral Gore había aceptado la derrota y había enviado felicitaciones a Bush. Sin embargo, luego de unas horas se retractó e impugnó el resultado de Florida, buscando que se contaran los votos nuevamente.

En esa ocasión el caso llegó hasta la Suprema Corte, misma que tuvo que poner fin al conflicto y dar como ganador a Bush.