Qué es Neuralink, el plan de Elon Musk para convertirnos en cyborgs

0
136
Qué es Neuralink, el plan de Elon Musk para convertirnos en cyborgs

Redacción / Tecno

¿Imaginás la posibilidad de descargar tus pensamientos, como si éstos fueran archivos informáticos, a una unidad de almacenamiento? ¿O controlar una computadora con la mente, sólo imaginando las instrucciones, sin otro hardware que un chip instalado en tu cerebro? Aquellas capacidades parecen extraídas de una película de ciencia ficción, más propias de un superhéroe que de un humano, aunque pronto podrían materializarse de la mano de Elon Musk y su empresa Neuralink.

¿A qué se dedica, exactamente, esa compañía? “Desarrollamos interfaces cerebro-máquina para conectar humanos y máquinas”, dice la descripción de la propia firma en su cuenta oficial en Twitter.

El ambicioso plan del empresario, dueño además de firmas como Tesla, Hyperloop y SpaceX, es conectar nuestra mente a Internet, convertir nuestro organismo en un partícipe pleno de la cadena tecnológica.

“No será de repente, pero idearemos un cordón neuronal artificial que podrá tomar el control de los cerebros de las personas”, explicó recientemente Musk en un evento en el que reveló detalles de una iniciativa que genera expectativa y también temor. ¿Nos convertiremos en máquinas? ¿Quién controlará a quién?

Primeras pruebas y cambio de enfoque

Lejos de la fantasía y la polémica, Neuralink ha orientado su proyecto hacia la salud. En junio de este año publicaron un estudio con detalles preliminares de una interfaz de hilos (delgadísimos y con electrodos en su interior) que se cosen al cerebro humano, recogiendo su actividad, y que ayudarían a personas con miembros amputados a controlar prótesis robóticas con el pensamiento.

(Foto: AFP/ Brendan Smialowski).

Una vez más, nos asalta la ciencia ficción. La empresa especializada en neurotecnología comenta que los mencionados hilos operarán en sintonía con un chip de 4×4 milímetros, y confluirán en un interruptor ubicado detrás de la oreja, que permitirá el vínculo con una app instalada en el smartphone, que a su vez funcionará como centro de operaciones. Hay más: los mini electrodos serán implantados por un robot cirujano. “La colocación no será estresante. El robot los implanta delicadamente”, dijo el visionario.

Los desarrollos se han mantenido bajo cierta discreción desde la fundación de la firma en 2016, aunque ahora se conocen más detalles. De hecho, explicaron que el sistema ha sido testeado con éxito en ratas y monos, y que comenzarán las pruebas en humanos en la segunda mitad de 2020. Según adelantaron, las primeras instancias de la investigación se enfocarán en pacientes que utilizan prótesis robóticas, y en el futuro abordarán otros usos, por ejemplo permitir que cualquier persona pueda controlar un dispositivo tecnológico con su mente.

El cambio de perspectiva es evidente. A mediados de 2019, en una presentación realizada en la Academia de Ciencias de California, en San Francisco, Musk dijo que Neuralink buscará “resolver trastornos cerebrales de toda especie” pero también se enfocó en la intención de que los humanos se fusionen con una inteligencia artificial y amplíen sus capacidades. “Podemos hacer una interfaz cerebro-máquina completa”, dijo el empresario en la ocasión, rodeado de su equipo de investigadores.

¿El hombre que tantas veces ha pedido regular el avance de la IA, para así evitar malos usos, financia el advenimiento de los cyborgs?

En ese orden, el nacido en Sudáfrica dijo que el vínculo de la mente con las máquinas será vital para evitar que los seres humanos sean sobrepasados por las nuevas tecnologías de IA, ante el riesgo de “quedar relegados a un papel de gatos domésticos”. En otra ocasión, Musk dijo que los humanos pareceremos simios ante el avance de la inteligencia artificial.

Como fuere, los planes de la neurotecnología resultan atractivos. Eliminar las interfaces físicas será, sin dudas, una verdadera revolución no sólo en la industria tecnológica, sino en la vida humana en su generalidad. Mientras tanto, esperamos más detalles de los avances de Neuralink, que hace algunas jornadas, en boca del propio Musk, adelantó otro de los usos disruptivos de su tecnología, que permitirá escuchar música sin ningún tipo de auricular, directamente en el cerebro gracias a su ya famoso chip.

“Tiene un potencial tremendo”, dijo Musk en referencia a la tecnología en la que trabaja Neuralink. “Esperamos tenerlo en un paciente humano antes de que termine el 2020”, comentó el año pasado. Si confiamos en esa temporalidad, el futuro está a la vuelta de la esquina.